Bisping trato de motivar a Yoel Romero haciendo pedazos una bandera Cubana pero no logró su objectivo.

Por Willie Suarez.

Si hay algo que une a los Cubanos es nuestro amor por la bandera Cubana y nuestro respeto por los símbolos patrios de todos los paises del mundo especialmente sus banderas.


Anoche mis ojos no podían creer cuando en la repetición vi a Michael Bisping hacer pedazos una bandera Cubana y lanzar los mismos al aire frente a los importantes ojos de Yoel Romero.


Ya sabemos de la mala vibra entre estos dos guerreros pero hacer tiritas la bandera fue algo que cruzaba la línea de lo normal.

Pero tengamos en cuenta lo siguiente. Cuando Bisping destrozo nuestra bandera con una sonrisa en el rostro ya Yoel Romero mostraba indicios de cansancio. La única posibilidad que tenía Romero de vengar a los Cubanos por la insolencia del Ingles era ganándole Whittaker y arrebatándole el título a Bisping en su próximo combate.


Que motivación más grande hubiera podido haber recibido Yoel Romero para encontrar gasolina donde no la tenía y terminar la pelea con broche de oro que la que le dio Bisping.

De nuevo pongamos lo que sucedió en contesto. Yoel Romero se veía agotado pero muy superior a su joven oponente. Bisping, el Campeón y el precio por el cual estaba peleando vs Whittaker frente a sus ojos ripio una bandera Cubana en mil pedazos frente a sus ojos. Y Yoel Romero en vez de usar esa energía para salir y destruir a su enemigo salió y descanso todo el tercer asalto sin lanzar un solo golpe que valiera la pena.

Si me preguntan a mí yo digo que Bisping trató de hacerle un favor a Romero a sabiendas que su acto ofendería a millones de Cubano pero el agotamiento de Romero era tanto que ni siquiera algo tan ofensivo pudo prender la chispa que le diera la energía que necesitaba durante la pelea más crucial de su carrera.


El destino se encargará de juzgar lo qué pasó y lo que viene.

Pero a pesar de que Yoel a defendido nuestros símbolos patrios a capa y espada desde que era un jovencito con el equipo nacional su edad le pasó factura cuando el esfuerzo lo tenía que hacer para defender su futuro como el Campeón que pudo haber logrado ser.


Bisping jamás obtendrá el perdón de ningún Cubano que se respete por lo que hizo pero su acto quedará impune. A su edad tampoco le queda mucho tiempo como para esperar a que la nueva generación del MMA Cubano llegue a ese nivel para vengar lo mal hecho.