Mauricio Sulaiman no escuchará más excusas por parte de Mikey Garcia.

El presidente del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaiman, ha indicado que no aprobará ningún aplazamiento adicional, declarando que el campeón de peso ligero del CMB Mikey García (37-0, 30 KOs) debe hacer una defensa obligatoria contra Jorge Linares (43-3, 27 KOs).



El año pasado en su convención anual, el CMB les ordenó a los dos luchar entre ellos.

Linares, quien tiene el título mundial de la AMB en el peso, es el retador obligatorio del cinturón de García debido a su condición de campeón de Diamante del CMB.

García se reunió con el presidente de Golden Boy Promotions, Eric Gomez, en un intento por llegar a un acuerdo para la pelea de Linares.

La reunión fue bien, pero García recibió otra oferta para una pelea televisada de Showtime que fue incluso mejor que la propuesta 50-50 de Golden Boy para enfrentar a Linares.

Ese acuerdo de Showtime se finalizó, con García ascendiendo a 140 libras para desafiar al campeón de peso welter junior de la Federación Internacional de Boxeo, Sergey Lipinets, el 10 de febrero en el Alamodome en San Antonio, Texas.

Si García gana, tendrá que tomar una decisión sobre si permanecer o no en 140 o regresar a 135 para una pelea con Linares.

“El campeón Mikey García recibió un permiso especial para luchar por el peso en febrero en un evento especial del WBC. El campeón de diamantes del CMB Jorge Linares defenderá su campeonato en enero y ambos se enfrentarán inmediatamente después de sus combates”, dijo Sulaiman.

García comenzó el 2017 con un nocaut feroz de Dejan Zlaticanin para capturar el título del CMB en el MGM Grand en Las Vegas. Volvió en julio, en el Barclays Center de Brooklyn, con una actuación dominante sobre el ex campeón mundial de cuatro divisiones Adrien Broner. La pelea con Broner también tuvo lugar en el límite de peso welter junior de 140 libras.

Linares también tiene programado pelear en las próximas semanas. Él hará una defensa voluntaria contra el otrora derrotado Mercito Gesta el 27 de enero en una pelea televisada por HBO desde The Forum en Los Angeles, California.