La WBA hace oficial la sanción de Luis Ortiz y la misma es más larga de lo previsto.

Por: Dan Rafael | traducido al Español para BoxeoCubano.com


El contendiente de peso pesado Luis “King Kong” Ortiz pagará un alto precio por su segunda prueba de drogas fallida en tres años.

Ortiz, el retador obligatorio del cinturón de la AMB de Anthony Joshua, fue revocado y suspendido el jueves por la organización sancionadora.

“El estado y reconocimiento de Ortiz como contendiente obligatorio es revocado. Ortiz es retirado de las clasificaciones de la AMB y suspendido de participar en cualquier pelea sancionada por la AMB por un año [hasta el 22 de septiembre de 2018]”, escribió la AMB en su resolución. “Después del 22 de marzo de 2018, Ortiz puede solicitar que se levante su suspensión, que solo puede otorgarse a exclusivo criterio de la WBA”.

La decisión no impide que Ortiz pelee en otros combates o para otras organizaciones.

Ortiz, de 38 años, (27-0, 23 KOs), un cubano que radica en Miami y es un zurdo con una gran pegada, tenía previsto desafiar a Deontay Wilder por su versión del campeonato mundial de peso pesado del WBC el sábado por la noche. en el Barclays Center en Brooklyn, Nueva York, en un evento principal televisado por Showtime.

Sin embargo, Ortiz dio positivo por clorotiazida e hidroclorotiazida, dos diuréticos prohibidos que se sabe que son agentes enmascarantes para las drogas que mejoran el rendimiento, en una prueba aleatoria de orina realizada por la Asociación Voluntaria Antidopaje el 22 de septiembre.

Posteriormente la pelea entre Wilder y Ortiz fue cancelad y Ortiz reemplazado por el ex campeón Bermane Stiverne, el retador obligatorio de Wilder.

Ortiz no negó haber tomado las sustancias, pero dijo que era porque estaban en medicamentos recetados para regular la presión arterial alta. Sin embargo, cuando completó su documentación de pruebas de VADA, Ortiz no indicó que tomara el medicamento a pesar de que el cuestionario le preguntaba específicamente sobre cualquier medicina que pudiera estar tomando. Ortiz tampoco había pedido una exención de uso terapéutico.

“A pesar de las múltiples oportunidades para hacerlo, el Sr. Ortiz nunca declaró que estaba usando una sustancia prohibida, ni buscó una TUE antes de la prueba”, escribió la AMB en su resolución. Sin embargo, a pesar de haber sido eliminado de la pelea del WBC, Ortiz y su equipo tenían esperanzas de que se le permitiera mantener su estado obligatorio de la WBA hasta que la organización lo abandonara el jueves.

“Para que se levante la suspensión, Ortiz debe continuar participando plenamente en el Programa de Boxeo Limpio VADA, y no se puede negar a someterse a pruebas aleatorias, y deberá someterse a una evaluación médica independiente para determinar si él es médicamente apto para pelear “, ordenó la AMB en su fallo.

La decisión de la AMB se basó, en parte, en el hecho de que Ortiz tampoco pasó una prueba de drogas junto con su pelea de septiembre de 2014 por el cinturón interino de peso pesado vacante de la AMB. Anotó un impresionante nocaut en primera ronda vs Lateef Kayode en Las Vegas para ganar el cinturón interino, pero la muestra de orina previa a la pelea que proporcionó a la Comisión Atlética del Estado de Nevada resultó positiva para el nandrolona esteroide anabólico prohibido en la pantalla de la droga post-pelea.

A Ortiz le retiraron el cinturón ganado en ese momento y el resultado de la pelea fue cambiado a una no mdecisión y Ortiz fue multado y suspendido por ocho meses por la comisión de Nevada.